domingo, 24 de mayo de 2020

Familia y Financiación


FAMILIA Y FINANCIACIÓN

Escribo este artículo en la semana décima del estado de confinamiento y manifestando que personalmente supone una ilusión especial el poder ¨celebrar¨ mi octavo año ¨asomándome a esta ventana¨, gracias al Diario y en especial su director el gran Javier, que han tenido a bien ofrecerme.Y a todos ustedes, muchas gracias por su confianza y muestras de afecto.

En artículo anterior ¨Empresa y Financiación¨ dediqué atención a las medidas financieras decretadas por el gobierno destinadas a las empresas. Hoy pretendo destacar aquellas medidas destinadas a los autónomos y las familias. Respecto a los autónomos, las principales ayudas son la prestación por cese de actividad (sobre 660 euros), y el aplazamiento de las cuotas a la seguridad social, aunque de momento las siguen cobrando el Estado y se tiene que solicitar su devolución.

Una de las ¨medidas estrella¨, ha sido el decreto publicado a mediados de marzo, y que afecta a las familias y autónomos, concretamente la ¨Moratoria de Hipotecas como consecuencia de la crisis Covid-19¨. El objetivo y filosofía de la medida, es servir de ayuda a aquellas personas con préstamos hipotecarios sobre su vivienda habitual, así como a los inmuebles afectos a actividad económica desarrollada por autónomos, profesionales y empresarios. (También existe una circunstancia especial en tema de alquileres).

Destinado a personas que se encuentren en situación de vulnerabilidad económica y para préstamos vigentes a la fecha de entrada del Decreto-Ley. ¿Qué supuestos de vulnerabilidad económica contempla la Ley? Principalmente, que el titular del préstamo hipotecario, persona desempleada o no, sufra una pérdida sustancial de sus ingresos, o si es empresario, una caída de ventas superior al 40%.

Las personas afectadas pueden solicitar y tramitar estas ayudas en su banco, y en el caso de cumplir con los requisitos establecidos, acceder a la moratoria hipotecaria, que consiste en la suspensión de la obligación del pago de las tres siguientes cuotas mensuales del préstamo hipotecario, así como una ampliación de tres meses en la duración del mismo. Durante este plazo, el banco no podrá exigir el pago de la cuota hipotecaria, ni de ninguno de los conceptos que la integran. Mi reflexión al respecto, es: ¿para que sirve esta medida, para qué tanto montaje, para aplazar el problema tres meses? 


Según datos publicados por el Banco de España, hasta el pasado mes de abril, los bancos habían recibido cerca de 230.000 solicitudes, habiendo aceptado hasta esa fecha el 30% de las mismas. De los beneficiarios el 70% son asalariados y el resto empresarios, autónomos y profesionales. Dato significativo, que de respecto a los autónomos los mayores porcentajes se dedican a la hostelería (23%) y al comercio (22%).

Considero resaltar, que la propia banca, como otra medida de apoyo, ha creado la ¨moratoria sectorial alternativa¨ a la que pueden acogerse las personas y empresarios, que no cumplen los requisitos exigidos en el Decreto-Ley.

Siguiendo con las ¨medidas estrella¨ y posiblemente la más importante en mi opinión, son los ERTES. Con el objetivo de evitar los despidos masivos, el gobierno ha puesto a disposición de las empresas este instrumento de regulación laboral, pudiendo los trabajadores afectados, poder cobrar la prestación por desempleo. El gobierno declara que ha resuelto y pagado a 3,3 millones de personas, no obstante, la realidad es qué debido a las dificultades de las tramitaciones, a fecha de hoy todavía un millón de empleados, no las han cobrado. ¿Será por falta de liquidez del Estado?

Consecuencia de todas estas situaciones, y de las decisiones económicas del gobierno, se empieza a acuñar el término ¨economía de confinamiento¨. Los pagos, siguen llegando puntuales y los ingresos no. Medida reseñable, es la ley por la cual el gobierno prohíbe los cortes de suministros a los hogares, de luz, gas, agua y telecomunicaciones.

Aspecto importante es el mencionado Plan de Recuperación Económica. Deseo esté diseñado pensando en las empresas y principalmente en las personas y las familias. Se está hablando y escribiendo mucho sobre el plan Ingreso Mínimo Vital. Y sobre todo que prime, el esfuerzo, el trabajo, y no la ¨economía de subsistencia¨. El presidente anuncia que se acogerán 850.000 hogares. ¿No les parece preocupante?

Según reciente encuesta a nivel europeo (tranquilos, no voy a referirme a las fake-encuestas de Tezanos), en lo referente a nuestro país, el 45% de los españoles dicen que la situación económica es peor que antes de la crisis sanitaria, y el 48% cree que su situación todavía empeorara a lo largo de los próximos meses. Y España, en una escala de 10 países se encuentra en el puesto 6, con percepción muy negativa. ¡Menos mal que tenemos buen gobierno!
                                                                                                               
                                                                                                                 
Miguel Ángel OTÍN LLORO

Publicado en DIARIO DEL ALTOARAGÓN "Tribuna Altoaragonesa" (24-05-2020)





No hay comentarios:

Publicar un comentario