miércoles, 9 de noviembre de 2016

Emprendimiento Industrial



EMPRENDIMIENTO INDUSTRIAL

Encuadrado en la serie de artículos sobre tipologías de emprendimiento, considero dedicar uno al industrial y a la ingeniería, aúnque pueda parecer que son escasas las iniciativas en éste campo. 

Recientemente se ha celebrado en Madrid, el mayor evento  sobre emprendimiento y startups, del sur de Europa, el South Summit. Esta especie de  feria, organizada por Spain StartUp,  ha servido de punto de encuentro de los diversos agentes que conforman el ecosistema de startups y emprendedores, tanto a nivel nacional como internacional. Las áreas con mayor presencia, es decir los sectores con mayor grado de emprendimiento actualmente según ésta feria, son: la alimentación, los medios de comunicación, las plataformas fintech,  la salud y  la ingeniería.

Una definición ortodoxa de industria o de actividad industrial, puede ser: “aquella actividad económica que transforma y utiliza recursos naturales, materias primas y fuentes de energía en fábricas, para producir productos elaborados listos para el consumo, o semielaborados que se emplearán para fabricar otros productos”. 

Qué opinan, en este sector o segmento productivo ¿hay  muchas o pocas iniciativas que cumplan estas características? ¿Tenemos ejemplos en nuestro entorno?  Por supuesto que si.
 

Pero… ¿no será que estamos asistiendo a cambios en los modelos de industrialización, y generando nuevos modelos productivos? ¿Cuántas veces hemos escuchado o leido que Huesca, Aragón… tienen que definir sus nuevos modelos productivos?  

La biotecnológia y la especialidad biomecánica, (siendo consciente del componente salud) ¿es una actividad industrial? En mi opinión, si. Por eso considero, que José Victor Alfaro, fue un emprendedor que partiendo de la especialidad salud, implementando técnicas industriales, ha convertido (él y su euipo) a Podoactiva en la empresa innovadora e industrial que es hoy.

La innovación y desarrollo de nuevas fuentes de energía, ¿es una especialidad industrial? En mi opinión, si. Por eso entiendo que la actividad de la Fundación del Hidrógeno de Aragón, en el P.T.Walqa, es una actividad industrial.

Tecmolde, la empresa creada por Julio Luzán, tiene en su creatividad, el principal “activo”, creatividad que transforman en verdaderas obras de arte, mediante procesos industriales y acabados artesanales. ¿No es una industria? Muy especial... pero una empresa industrial.

Uno de los participantes en el Elevator Pitch del pasado SIE-Huesca, fue Felipe Torrecilla Domper. Venía de obtener el primer premio en el Elevator Pictch de los Monegros, en Femoga-Sariñena. Ingeniero T. Industrial, presentó su proyecto de “Diseño mecánico y prototipado”. Experto en la tecnológia de impresión en 3D, ofrece servicios de diseño mecánico, prototipado y fabricación de piezas, de forma  personalizada. Sus trabajos, pueden cubrir necesidades de muy diversos sectores, principalmente el industrial. Aún con alto componente digital y tecnológico, considero que es un emprendedor industrial.



Dentro del emprendimiento industrial, también pueden coexistir distintas modalidades, como el “emprendedor industrial tradicional” o el “emprendedor industrial innovador”. El primero desarrolla un proyecto para participar en el mercado de producción de bienes, con productos que ya existen, pero cree que con su iniciativa, aporta cambios, mejoras, características competitivas,  que le permitiran obtener ventaja sobre los actuales.

El segundo, formado principalmente en las Universidades o Centros de Innovación y ayudados por las denominadas “Aceleradoras”, crean productos innovadores, que generan nuevos mercados o sustitutivos de los existentes. Con productos tangibles, es fundamental que protegan el componente intangible (inventos, diseños, modelos de utilidad…)

El artículo anterior lo dediqué al emprendimiento agroalimentario. Referente a éste sector tan importante en nuestra provincia ¿es desacertado o incorrecto, denominarlo Agroindustria? La industria 4.0 y la robotización, en sectores como el porcino, el cárnico y otros, tiene mucho que decir, mucho que hacer, mucho recorrido. Totalmente convencido que veremos grandes avances derivados de la revolución tecnológica e industrial.

“El vino se hará con uvas y con internet de las cosas”. Tengo conocimiento que en la alemana región vinícola del Mosel, ya se están desarrollando técnicas para la producción del vino, incorporando al crecimiento de las uvas el internet de las cosas y el big data, para monitorizar con sensores y medidores, entre otros parámetros, la humedad y la temperatura ambiente, la radiación solar y la temperatura y humedad del suelo.

He mencionado la Industria 4.0 y la Robótica. Cuando todavía no hemos asimilado el concepto de smarts cities (ciudades inteligentes),  ya estamos hablando de las smarts factorys (fábricas inteligentes). ¿Se imaginan a cuantas actividades alcanzará ésta nueva tecnología industrial? ¿Cuánto tiempo transcurrirá para que una pieza fabricada en Huesca, y enviada por ejemplo a Brasil, no será necesario este envío, puesto que se fabricará en el punto de utilización mediante tecnología de impresión 3D, siguiendo las especificaciones que se den desde Huesca? 

Recuerdo especial merecen algunas pymes, clasificadas como empresas industriales, que innovan, crecen y desarollan nuevos productos o lineas de productos, comportándose como auténticos re-emprendedores industriales.

Finalizo con una reflexión, o si me lo permiten pregunta: ¿Cuánto tiempo pasará, para que veamos sustituidos los pastores por drones?


                                                                                                     Miguel Angel OTIN LLORO


Publicado en DIARIO DEL ALTOARAGON "Suplemento Económico" el 09 novbre.  del 2016




1 comentario:

  1. Artículo, que me ha producido gran satisfacción y "nostalgia". Me ha recordado mis años laborales en la Oficina Técnica de Industrial Albajar.

    ResponderEliminar