jueves, 29 de septiembre de 2016

Emprendimiento Social


EMPRENDIMIENTO SOCIAL

Dedicado a mi amigo José Luis Laguna, por ser un pionero y excelente “intraemprendedor social”.

El emprendimiento social cada vez más, es objeto de proyectos e iniciativas cuyos objetivos son fines sociales y/o de desarrollo social, así como de impulso social y de la sociedad. En definitiva mejorar la calidad de vida de las personas, especialmente de las más desfavorecidas.

Es un concepto que no está  muy unificado en su definición, por la dificultad en encontrar una que lo defina objetivamente. Según varias opiniones, el emprendimiento social no encaja en el “mundo” de las empresas públicas, ni en el de las empresas privadas, y tampoco puede considerarse plenamente como  organizaciones no gubernamentales (ONG´s).

Una de las mejores definiciones que conozco sobre el  emprendimiento social, es: “La fusión entre una solución innovadora a un problema de desarrollo socio-económico y una estrategia sostenible de impacto medido” (Fundación Ashoka). Lo que si podemos concluir con certeza es que tomando las dos palabras que comprende este concepto, se puede definir como un emprendimiento o iniciativa que tiene fines sociales en su naturaleza y filosofía.

En consecuencia los emprendedores sociales, son personas creativas, ambiciosas y perseverantes, intentando buscar soluciones innovadoras a  los problemas de desarrollo social, cultural y económico de su territorio y de la sociedad. Se anticipan a que los gobiernos o al sector privado solucionen los problemas. Para todo emprendedor social, el objetivo principal de su proyecto es convertirse en una empresa social capaz de generar un impacto significativo sobre la sociedad, el medio ambiente y la comunidad. En cierta medida quieren “cambiar el mundo”.


En éste punto, tendríamos que distinguir entre emprendimientos lucrativos, y los denominados  no lucrativos o de voluntariado, pero que también generan bienes, y en consecuencia desarrollo social. ¿Existe diferencia? Personalmente considero que sí, no obstante como con la definición, no está muy concreta y unificada. En cualquiera de los casos, ¿cuánto genera y que representa la actividad económica del emprendimiento social?

Según la Comisión Europea, el valor de la economía social  representa el 10 %  del PIB de los países miembros. La economía social crea empleo para más de 11 millones de trabajadores. Estos 11 millones representan el 4,5 % de la población activa en la Unión. Destacan casos como el de Finlandia, Reino Unido o Eslovenia, que a su vez, cuentan con las tasas de crecimiento más estables y significativas, poniendo de relieve que la economía social nacida del emprendimiento es una variable determinante en el crecimiento y en la predicción de bienestar de un país. El 7,5 % de la población activa en Finlandia, el 5,7 % en Reino Unido o el 5,4 % en Eslovenia se dedican a empresas relacionadas con la economía social. Estas empresas prácticamente han nacido en los últimos diez años a partir de estrategias de emprendimiento impulsadas por la Unión Europea. Una de cada cuatro nuevas empresas que se crean cada año en la Unión, e incluso, una de cada tres en Finlandia, Francia y Bélgica, son empresas sociales.

Uno de los Certámenes o Concursos a nivel internacional, que premian el emprendimiento social, es “The Venture Chivas”. Si, se trata de un proyecto de Chivas, la marca de whisky,  que consiste en la creación de un fondo que reparte un millón de dólares anualmente en premios, buscando  impulsar el desarrollo de empresas con impacto social. Con su mensaje “Win The Right Way” “Ganar de la manera correcta”, Chivas busca a través de los emprendedores, inspirar a sus consumidores para que logren ser exitosos de la manera correcta y ética. Ya está abierta la inscripción para la edición 2017 de The Venture Chivas.

La primera edición del certamen se realizó en 2015 y el primer premio fue para el proyecto chileno  Algramo. Una startup que ha desarrollado  la venta de productos básicos a granel a través de máquinas dispensadoras, con el objetivo de reducir hasta en un 30 por ciento el costo final del producto. En la segunda edición del certamen global se recibieron 2.500 solicitudes de 29 países del mundo. En este caso el mayor reconocimiento  fue para Conceptos Plásticos,  empresa colombiana que reprocesa cualquier tipo de plástico para crear sistemas constructivos. Propone la construcción de casas con ladrillos de plástico que se encastran tipo lego.

De los diversos Concursos y Premios que existen a nivel nacional, quiero mencionar el Programa B-Challenge, promovido por la Fundación Ship2B, dotado con cuatro premios de 10.000 € cada uno. Tengo el honor de participar como mentor de uno de los proyectos finalistas. Estoy muy ilusionado y confío que en breve, éste proyecto creado y liderado por dos  jóvenes (chicas) de la provincia de Huesca, de que mucho que hablar.


Volviendo a nuestro entorno, en éste mes de septiembre ha comenzado el II Programa de Emprendimiento Social en Aragón. Se trata de un programa de apoyo a las iniciativas emprendedoras en el ámbito social. Está promovido por el Instituto Aragonés de Fomento (IAF) junto al Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) y en colaboración con entidades adheridas a la Fundación Emprender en Aragón. Los participantes en el programa,  tendrán acceso a formación en gestión del proyecto, formación especializada, tutorización del plan de empresa, plan de financiación y asesoramiento económico-financiero, y comunicación y difusión el proyecto emprendedor.

No puedo dejar de mencionar los excelentes ejemplos que tenemos en Huesca, de instituciones que no sólo realizan un gran labor social, sino que fomentan el emprendimiento e impulso social, como Atades, Cadis y su marca Artánima, Asociación Down, así… hasta las casi 30 Asociaciones que trabajan en el mundo social y de la discapacidad. Y muchas iniciativas privadas realmente interesantes, como la de Daniel Vallés, con sus libros que enseñan a caminar y conocer Barbastro, el Sobrarbe o la Ribagorza.

Si me preguntan ¿que emprender en éste campo? como no tengo la solución ni la respuesta concreta, respondo con otras preguntas ¿hay necesidades en la sociedad? ¿cuáles son estas necesidades? ¿soy capaz de encontrar una solución a esas necesidades? ¿soy capaz de desarrollar la idea y llevarla a cabo? ¿…? ¿…?

Reivindico un impulso del emprendimiento y por supuesto del emprendimiento social desde la escuela, dado su impacto medioambiental, inclusivo, sostenible… y finalizo con otra pregunta, nosotros como usuarios y consumidores, ¿qué podemos hacer por los emprendedores sociales?



                                                                                                     Miguel Angel OTIN LLORO



Publicado en DIARIO DEL ALTOARAGON "Suplemento Económico" el 28 septbre del 2016




2 comentarios:

  1. Resalto la última pregunta: Nosotros como usuarios y consumidores, que podemos hacer por los emprendedores social?
    ¿Cuando pondremos en práctica la RSP (responsabilidad social personal)?

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que sería suficiente con que nos fidelizáramos con estos emprendedores para que puedan "cambiar el mundo". Consumidores y/o usuarios conscientes y sensibles con el bien común. ¡Me gusta el término RSP!

    ResponderEliminar